Un final made in Hollywood: ¡Bendita obra menor!

He de confesar que me molesta e incomoda la expresión “obra menor de Woody Allen”.

Me incomoda porque pienso que cualquiera de las consideradas obras menores de Allen es mejor que la mayoría de obras mayores del resto de mortales.

Pero también porque creo que sí, que quizás Woody Allen hace obras menores: Si con 42 años ya has dirigido “Annie Hall” y con 44 rubricas “Manhattan, y si además insistes en estrenar una película por año y no tienes intención de morirte nunca (“No quiero alcanzar la inmortalidad mediante mi trabajo, sino simplemente no muriendo”, dice), entonces es posible que alguna “obra menor” se te cuele en tu filmografía.

Así que de acuerdo, aceptemos sin ambages que “Un final made in Hollywood”, película estrenada en 2002, debe ser eso, una obra menor de Woody Allen.

un-final-made-in-hollywood-woody-allen

Como muestra Woody Allen en muchas de sus películas, también en “Un final made in Hollywood”, tres (Woody Allen, Téa Loni y Treat William) son multitud. 

¡Bendita obra menor!

“Un final made in Hollywood” es una comedia bien trazada y con buenos diálogos, quizás algo irregular, que retrata con la habitual finura e ironía de Allen las podredumbres de una industria, en este caso la que él mejor conoce, la cinematográfica, pero que podría ser cualquier otra industria.

Y lo hace, como es habitual en él, ironizando primero sobre sí mismo. Porque Val Waxman, el neurótico y oscarizado director de cine que ha caído en el olvido, es el propio Woody Allen. Un cineasta acabado que ya ha escrito sus páginas más brillantes pero que lucha por seguir siendo alguien. ¡Qué casualidad! Lo mismo que dirían algunos, más en Estados Unidos que en Europa, sobre el propio Woody Allen.

“Psicópata, incompetente y delirante”, dice el equipo de la productora sobre Val Waxman, al que le acaban ofreciendo dirigir la película sobre Nueva York que le debería devolver a la primera línea. Lo hacen gracias a la insistencia de su exmujer (interpretada por Téa Loni) ante su actual marido, que resulta ser el productor de la película.

El reencuentro “profesional” entre Val y su exmujer acaba dando lugar a una escena cumbre de la película, en la que el cineasta lucha por mantener infructuosa y cómicamente la compostura.  Infidelidades, matrimonios que no van a ninguna parte, hipocondrías (creía tener peste bubónica y alergia al oxígeno, le recuerda su exmujer), la dificultad de convivir con una artista que piensa más en el arte que en la vida, la  falta de comunicación “El sexo es mejor que hablar, pregúntale a cualquiera de este bar, hablar es el precio que pagas para llegar al sexo”, dice el gran conversador que es Woody Allen… Temas recurrentes en la filmografía de Woody Allen que acaban saliendo a la luz en una escena, a mi parecer, escrita de manera tan brillante que la comicidad ningunea a la crueldad. Y es que pocos directores saben hablar de la sacudida que supone una ruptura con la ternura con la que lo hace Woody Allen.

Pero volvamos al argumento de la película.

Justo antes de empezar el rodaje de la película que le debe devolver al lugar de honor que se merece, Val Waxman se queda ciego. Disimula, acaba consiguiendo que casi nadie sepa de su ceguera y perpetrando una película delirante que los críticos no tardan en destripar.

Sorprendentemente, mientras en Hollywood destrozan la película, en Francia la descubren como “la mejor película americana de los últimos 50 años”.  “Aquí soy una patata pero allí soy un genio. Gracias a Dios existen los franceses”, exclama, sorprendido y aliviado.  Un guiño algo ambivalente a un país que el cineasta norteamericano adora y en el que se siente protegido. Un país y, por extensión, un continente en el que Woody Allen se sentiría protegido aunque, como su personaje, dirigiera una película a ciegas.

¿Y el final?, ¿qué pasa al final? Pues eso: Final made in Hollywood.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s