El Dormilón: Woody Allen empieza a dar pistas

Os confesaré que cuando el pasado sábado vi El Dormilón (Slepper, 1973) no me encantó. Era la tercera vez que la veía, la recordaba más interesante y me supo a poco… Aunque quizás se debe a que en un espacio de tiempo breve he visto tres de las mejores películas de Woody Allen: Manhattan, Annie Hall y Hannah y sus Hermanas. El listón, realmente, estaba muy alto.

Sin embargo, con el paso de los días, El Dormilón me gusta cada vez más.  Probablemente porque, siendo la quinta película de Woody Allen y la primera que rodó junto a Diane Keaton, nos permite ver a un Woody Allen tímido y escondido, parapetado tras el humor y poco decidido todavía a mostrar su verdadero yo, sus verdaderas inquietudes. 

Pero a la vez El Dormilón es la película en la que el maestro neoyorkino empieza a dar pistas de por dónde irán los tiros de su filmografía. Y en la que también muestra ya la ironía que años después lo encumbraría como uno de los grandes de la historia del cine.

sleeper-woody-allen

Diane Keaton (Luna) y Woody Allen (Miles), haciendo aquí de robot (inteligencia artificial). 

En El Dormilón Woody Allen mezcla el humor ciertamente absurdo propio del cine mudo -el gag en el que resbala una y otra vez con una piel de plátano gigante (sutil crítica de la biogenética)-  con la crítica política de ficción futurista en línea con el George Orwell de 1984 o el Aldous Huxley de Un mundo feliz.

Con El Dormilón Woody Allen nos traslada al año 2174, año en el que Miles Monroe despierta tras 200 años hibernando. Él, que en 1974 era el simple propietario de un local de comida sana, se verá obligado a convertirse en un revolucionario que trata de derrocar al dictador que tiene dominada la mente de los ciudadanos del siglo XXII. Lo deberá hacer de la manera más absurda posible: Robando la nariz del dictador (que es el único órgano que queda de él) para evitar que sea clonado.

slepper-wwody-allen

Miles y Luna tratan de robar la nariz del dictador.

Y es que la sociedad de 2174 será una sociedad totalmente controlada por un dictador que gobierna el mundo, en el que todos los ciudadanos estarán fichados y catalogados y en el que una resistencia luchará por deponer al gran jefazo. Este, por su parte, reaccionará contra los insumisos reprogramando su cerebro.  “La gran bola” (una especie de “opio para el pueblo”) y el orgasmatrón serán las herramientas que el poder cede a sus ciudadanos para adormecerlos y evitar así toda posibilidad de rebelión. “Tenemos la bola, el orgasmatrón y la telepantalla. ¿Qué más quiere esa gente?”, dice Luna (Diane Keaton) en un momento de la película.

De esta manera, el recurso futurista le permite a Allen hacer una crítica de la sociedad americana del siglo XX y dibujar un futuro nada alentador.

Nos equivocaríamos, sin embargo, si pensáramos que El Dormilón es una película de posicionamiento político o ideológico. Si bien es cierto que la película destila cierta simpatía hacia los rebeldes, Woody Allen es un intelectual demasiado escéptico como para militar políticamente. Así lo muestra claramente al final de la polémica: Frente a una Luna (Diane Keaton) exultante por el triunfo de la revolución, un Miles Monroe incrédulo, algo cínico, le pide que no sea inocente, que el líder de la Revolución acabará siendo igual que el líder derrocado porque, al fin y al cabo, son solo políticos, una especie que no goza precisamente de las simpatías del director.

¿En qué crees?, le pregunta entonces Luna a Miles.

En el sexo y en la muerte, le responde Miles.

Y vemos que el Woody Allen, gracioso, disparatado, fundamentalmente cómico en estas primeras películas, empieza a dar salida al gran Woody Allen de años después: el sarcástico, el nihilista, el escéptico. El gran desmitificador de los conceptos y los ideales.

 

Anuncios

2 thoughts on “El Dormilón: Woody Allen empieza a dar pistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s