Interiores: La película que Woody Allen hizo “para los europeos”

Woody Allen es un cómico con un sentimiento trágico de la vida. O tal vez un trágico con un sentimiento cómico de la vida. De una forma u otra utiliza el humor como herramienta de análisis y de explicación de los infortunios de la vida y es el humor (además del amor) el que le permite salvarse. De ahí el tono agridulce de sus películas.

Pero a lo largo de su carrera cinematográfica, a Woody Allen le ha dado varias veces por negar al cómico que hay en él y hacer lo que se han dado en llamar “obras serias”, las obras que lo acercan más a su admirado Ingmar Bergman.

interiores-woody allen

Diane Keaton, Kristin Griffith y Mary Beth Supinger, en Interiores. 

Y eso es lo que le pasó en 1978. Acababa de triunfar con Annie Hall (la única de sus obras galardonada con el Oscar a la mejor película) y le faltaban unos meses para alumbrar otra de sus obras maestras, Manhattan. Y en ese intervalo, Woody Allen decidió pasarse al drama y rodar, como dijo después con esa ironía tan suya, una “obra para europeos”. Es decir, una película sosegada, densa, oscura, de mucha reflexión y poca acción (así somos, al parecer, según el maestro neoyorquino). Pese a ello, la película fue nominada a cinco Oscar, incluyendo director, guión y actriz (Geraldine Page).

Así nació Interiores, la primera película en la que el director neoyorquino no actúa. La película cuenta la historia de una familia que se enfrenta a la separación de los padres, ya maduros. El padre considera que ya ha cumplido con su deber ahora que sus hijas ya son adultas y decide empezar una nueva vida lejos de su desgraciadamente perfecta mujer. Las tres hijas del matrimonio deberán gestionar la separación de sus padres -y la depresión de la madre- al tiempo que tratan de encauzar sus propias vidas.

No lo tendrán fácil, ya que nadie les enseñó a vivir. Enjauladas en un “palacio de hielo” (así ven su hogar), han recibido una educación fría, gélida. “Eres demasiado perfecta para esta vida”, le dirá a la madre la hija pequeña. “Todo tan perfecto que no había lugar para los sentimientos”, le reprocha, recordando su infancia.

interiores-woody-allen

Interiores fríos, desangelados, decorados por Eve (Geraldine Page)

Hay en Interiores mucho del Woody Allen más reconocible, desde la presencia de una espléndida Diane Keaton hasta la disección de una familia aparentemente normal (tema que retomará, con un tono muy diferente, en Hannah y sus hermanas) y la recreación de los ambientes intelectuales, pasando por la constatación de que para ser feliz es mejor no pensar tanto, mantra que ejemplifica la nueva novia del padre, vitalista y epicúrea, muy diferente a todos los miembros de la familia que, con el poco entusiasmo que se espera, la deberá acoger.

Os dejo este video en el que el propio Woody detalla lo que pretendía contar con esta película:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s