Interiores: La película que Woody Allen hizo “para los europeos”

Woody Allen es un cómico con un sentimiento trágico de la vida. O tal vez un trágico con un sentimiento cómico de la vida. De una forma u otra utiliza el humor como herramienta de análisis y de explicación de los infortunios de la vida y es el humor (además del amor) el que le permite salvarse. De ahí el tono agridulce de sus películas.

Pero a lo largo de su carrera cinematográfica, a Woody Allen le ha dado varias veces por negar al cómico que hay en él y hacer lo que se han dado en llamar “obras serias”, las obras que lo acercan más a su admirado Ingmar Bergman.

interiores-woody allen

Diane Keaton, Kristin Griffith y Mary Beth Supinger, en Interiores. 

Continue reading “Interiores: La película que Woody Allen hizo “para los europeos””

Anuncios

Sueños de un seductor: ¿Por qué querer ser otro pudiendo ser uno mismo?

Cuenta la historia que cuando a Woody Allen le propusieron llevar al cine la obra de teatro que desde hacía dos años estaba interpretando junto a Diane Keaton, Tony Roberts y Jerry Lacy, y que él mismo había escrito, dijo que él todavía no sabía dirigir y que prefería que la dirigiera otro.  Woody Allen dio un paso atrás (pese a que ya había dirigido la inteligentísima Bananas) y dejó que fuera Herbert Ross quien tomara el control de esta curiosa comedia, 100% alleniana.

Woody Allen y Diane Keaton coprotagonizan una película por primera vez. La película profundiza poco en el personaje de la actriz, pero las inquietudes que empezamos a ver en su personaje serán magistralmente analizadas en las siguientes películas de ambos. Continue reading “Sueños de un seductor: ¿Por qué querer ser otro pudiendo ser uno mismo?”

Bananas: Woody Allen no cree en las revoluciones

No es Woody Allen un intelectual con carnet (político). Desconfiado como es, difícilmente le veremos algún día apostando ciegamente por un proyecto político. Creo que su escepticismo se lo impide.

Y Bananas es una de las películas en que más se deja ver este escepticismo político de Woody Allen. Escepticismo político que en realidad no es otra cosa que escepticismo ante el ser humano.

Bananas, escrita en 1971, tercera película de Allen como director, se leyó en su momento como una crítica de la dictadura y la revolución cubana.

Bananas-Woody Allen-Film

El personaje de Woody Allen, Fielding Mellish, acaba siendo el líder de la revolución. 

Casi medio siglo después, la película sigue siendo igual de útil para explicar el triunfo de algunas revoluciones populistas en América Latina a la vez que sirve para analizar otros fenómenos políticos como el del nuevo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.  Dicen que una obra maestra es aquella que mucho tiempo después de ser escrita sigue plenamente vigente. En este caso, no es sólo que Bananas conserve plenamente su vigencia, que también, sino que además la ha incrementado al poder ser leída como una premonición de la llegada de otros tipos de populismos, como el de Trump. Continue reading “Bananas: Woody Allen no cree en las revoluciones”

El Dormilón: Woody Allen empieza a dar pistas

Os confesaré que cuando el pasado sábado vi El Dormilón (Slepper, 1973) no me encantó. Era la tercera vez que la veía, la recordaba más interesante y me supo a poco… Aunque quizás se debe a que en un espacio de tiempo breve he visto tres de las mejores películas de Woody Allen: Manhattan, Annie Hall y Hannah y sus Hermanas. El listón, realmente, estaba muy alto.

Sin embargo, con el paso de los días, El Dormilón me gusta cada vez más.  Probablemente porque, siendo la quinta película de Woody Allen y la primera que rodó junto a Diane Keaton, nos permite ver a un Woody Allen tímido y escondido, parapetado tras el humor y poco decidido todavía a mostrar su verdadero yo, sus verdaderas inquietudes. 

Pero a la vez El Dormilón es la película en la que el maestro neoyorkino empieza a dar pistas de por dónde irán los tiros de su filmografía. Y en la que también muestra ya la ironía que años después lo encumbraría como uno de los grandes de la historia del cine.

sleeper-woody-allen

Diane Keaton (Luna) y Woody Allen (Miles), haciendo aquí de robot (inteligencia artificial). 

Continue reading “El Dormilón: Woody Allen empieza a dar pistas”

Annie Hall: La primera genialidad de Woody Allen

Corría 1977 cuando Woody Allen dejó la que probablemente fue su primera obra maestra: Annie Hall, un desesperanzado y a la vez divertido canto al desamor.

annie-hall

La película ganó cuatro premios Oscar: Película, director, actriz principal (Diane Keaton) y guion original, y obtuvo una nominación al mejor actor principal (para el propio Woody Allen).

Continue reading “Annie Hall: La primera genialidad de Woody Allen”

Manhattan: La obra cumbre de la literatura (y el cine) de Woody Allen

Como tantas veces sucede en la vida, parece ser que el hecho de que Woody Allen haga cine es algo más bien casual. Porque Woody Allen es, ante todo, un literato. Un literato que hace cine.

A quien debemos agradecer que Woody Allen haga películas es a dos directores que no han pasado a la historia del séptimo arte. Unos tales Clive Donner y Richard Talmadge fueron los encargados de perpetrar en 1965 la película ¿Qué tal, Pussycat?, cuyo guion había escrito Woody Allen. El cineasta neoyorkino quedó tan decepcionado con el resultado de la película que decidió que a partir de entonces él mismo llevaría a escena sus guiones.

Un escritor llamado Woody Allen

Y Manhattan, de hecho, es una de las películas en las que mejor se demuestra que Woody Allen, más allá de ser un cineasta, es un creador, un contador de historias más preocupado por lo que dicen y piensan los personajes que por el resto de aspectos del cine.

manhattan-de-woddy-allen

Continue reading “Manhattan: La obra cumbre de la literatura (y el cine) de Woody Allen”