La Rosa Púrpura de El Cairo: “Esclavos de un estúpido guion”

“Los vivos quieren tener una vida de ficción y los personajes de ficción quieren tener una vida real”, dice en un momento de la película uno de los personajes de La Rosa Púrpura de El Cairo, la “fantasía romántica” que Woody Allen dirigió en 1985, justo antes de volver a encumbrarse con Hannah y sus hermanas.

la-rosa-purpura-de-el-cairo

Continue reading “La Rosa Púrpura de El Cairo: “Esclavos de un estúpido guion””

Anuncios

Historias de Nueva York: Edipo reprimido

Woody Allen, Martin Scorsese y Francis Ford Coppola decidieron en 1989 aunar su talento y su prestigio en una película “onmnibus” sobre Nueva York. Es decir, cada uno de ellos rodó una película corta que juntaron en una de mayor duración que se llamó “Historias de Nueva York”.

La “historia” rodada por Woody Allen se titula Edipo reprimido y ha sido considerada una de las mayores gamberradas artísticas del director neoyorquino. Absurda, fantástica, cercana al realismo mágico, Woody Allen cuenta aquí la historia de Sheldon, un acomodado abogado de 50 años con una madre dominante que sigue tratándolo como si fuera su pequeño retoño. El abogado es incapaz de enfrentarse a su progenitora y sufre cada vez que ella entra en escena.

historias-de-nueva-york

Mia Farrow da vida a la novia de Sheldon, interpretado por Woody Allen. El complejo de Edipo de Sheldon hará imposible la relación.   Continue reading “Historias de Nueva York: Edipo reprimido”

Otra mujer: Woody Allen se lo toma (demasiado) en serio

No es un secreto que a Woody Allen siempre le ha parecido más admirable hacer tragedias que comedias. Dotado como lo está para el humor, el director neoyorquino cree que hacer reír es muy fácil y que hacer llorar no lo es tanto. Por eso, siempre ha anhelado hacer obras “serias” que lo situaran cerca de su admirado Ignmar Bergman. Lo intentó en 1988 con Otra Mujer, la película con la que rinde tributo al director sueco y a su película Fresas salvajes

El resultado es una muy buena película que podría ser mejor si Woody Allen no hubiera desterrado todo atisbo de humor. Woody Allen se toma la película muy en serio, incluso demasiado. Y echamos de menos alguna de sus brillantes ironías.

otra-mujer-woody-allen

Marion (Gena Rowlands) ha pasado su vida negando las emociones. Ahora, a los 50, se pregunta para qué. Continue reading “Otra mujer: Woody Allen se lo toma (demasiado) en serio”

Días de Radio: Nostalgia de lo no vivido

Me pregunto si es posible sentir nostalgia de algo que no has vivido. Sentir nostalgia de una época que ni siquiera hubieras querido vivir. Mi razón me lleva a afirmar que no, que no es posible, pero entonces veo Días de Radio, me doy cuenta que sé poco de los Estados Unidos de los años 40 y aun así, viendo la película, he sentido nostalgia de esa época.

dias-de-radio-woody-allen-1987

Cosas de Woody Allen y su especial don para contar historias.

Continue reading “Días de Radio: Nostalgia de lo no vivido”

Zelig: Una genial parodia sobre el miedo a ser diferente

Alguna vez he escrito en este blog que creo que las grandes obras de la literatura o del cine, las grandes historias en definitiva, se diferencian de las que no lo son por su vigencia: Pasa el tiempo y siguen siendo igual de actuales que cuando se escribieron.

Y este es el caso de la obra a la que en 1983 Woody Allen daba a luz: Zelig. Para mí una de las mejores  y más inteligentes películas del maestro neoyorquino pese a que la coprotagonista sea una insulsa Mia Farrow. Por cierto, ¡cómo habría ganado esta película de haberla protagonizado mister Allen junto a Diane Keaton! 😉

Apoyándose en un falso documental, Woody Allen parodia la despersonalización de la sociedad, defiende el derecho a ser y a pensar diferente y avisa sobre los peligros de los totalitarismos. Porque Zelig, más allá de ser una divertido retrato sobre un tipo que se mimetiza física, psíquica e intelectualmente con el que tiene enfrente, es una voraz crítica del pensamiento único y de todos los sistemas que buscan que los ciudadanos seamos todos iguales, como fabricados en serie.

zelig-woody-allen2

Si Zelig habla con un chino, sus facciones se vuelven asiáticas; si habla con un negro su piel oscurece, si está con músicos se convierte en instrumentista y si está con médicos habla como un doctor. Ni que decir tiene que a la vez que sus rasgos físicos se mimetizan su forma de pensar también. Es un camaleón humano, como en seguida lo bautizan los medios de comunicación, que lo convierten en un auténtico mono de feria.   Continue reading “Zelig: Una genial parodia sobre el miedo a ser diferente”

Hannah y sus hermanas: La búsqueda infructuosa de Dios

Ayer, aproximadamente 20 años después, volví a ver Hannah y sus hermanas, la película con la que Woody Allen consiguió en 1986 su tercer Premio Oscar, después de los dos conseguidos por Annie Hall. Michael Caine y Dianne Wiest lograron, además, los Oscar a mejor actor y actriz secundarios por este film.

La película gira alrededor de dos historias entrelazadas. De un lado, la historia de tres hermanas, la mayor de las cuales, Hannah, es el apoyo tanto emocional como a veces económico de sus dos inestables hermanas pequeñas, Holly y Lee. Holly busca su lugar en el mundo mientras que Lee, atrapada en una relación tipo Pigmalión, acaba enamorándose del marido de Hannah. Esta historia permite la aparición de temas recurrentes en la obra de Woody Allen: El artista poco capacitado para las relaciones personales (el novio de Lee), la frustración (Holly), las envidias (entre las hermanas), la infidelidad (Lee y el marido de Hannah)… Y, por supuesto, Nueva York. Siempre Nueva York. 

hannah-y-sus-hermanas

Mia Farrow, Barbara Hershey y Dianne Wiest son Hannah y sus hermanas. 

Sin embargo, a mí me interesa más la segunda historia. La del ex marido de Hannah, Mickey, un ex realizador de TV hipocondriaco al que da vida Woody Allen y que va en busca de las grandes verdades de la vida. Creo que la película gana ritmo, humor y genialidad cuando aparece Mickey en escena y pierde interés cuando se centra en las hermanas (aunque quizás mi poco aprecio por Mia Farrow no me permite ser demasiado objetiva).
Continue reading “Hannah y sus hermanas: La búsqueda infructuosa de Dios”