Sueños de un seductor: ¿Por qué querer ser otro pudiendo ser uno mismo?

Cuenta la historia que cuando a Woody Allen le propusieron llevar al cine la obra de teatro que desde hacía dos años estaba interpretando junto a Diane Keaton, Tony Roberts y Jerry Lacy, y que él mismo había escrito, dijo que él todavía no sabía dirigir y que prefería que la dirigiera otro.  Woody Allen dio un paso atrás (pese a que ya había dirigido la inteligentísima Bananas) y dejó que fuera Herbert Ross quien tomara el control de esta curiosa comedia, 100% alleniana.

Woody Allen y Diane Keaton coprotagonizan una película por primera vez. La película profundiza poco en el personaje de la actriz, pero las inquietudes que empezamos a ver en su personaje serán magistralmente analizadas en las siguientes películas de ambos. Continue reading “Sueños de un seductor: ¿Por qué querer ser otro pudiendo ser uno mismo?”

Misterioso asesinato en Manhattan: Un thriller cómico para el reencuentro entre Allen y Diane Keaton

Modestia aparte, estoy pensando que Woody Allen y yo nos parecemos incluso más de lo que pensaba: Misterioso asesinato en Manhattan es una de las películas antiguas del cineasta neoyorquino que menos me gustan. Casualidad o no, también es una película que Allen consideró en su momento poco interesante. De hecho, según he podido leer, aplazó su estreno porque la consideraba insustancial y ni siquiera se molestó en buscarle un título menos obvio.

Quizás tenga que ver con ello no sólo la calidad de la película sino el momento personal por el que atravesaba el director: En 1992 Woody Allen y Mia Farrow se separaban y la actriz le interponía una denuncia penal por acoso sexual a su hija adoptiva, Soon Yi, con quien el director se acabaría casando en 1997.

Continue reading “Misterioso asesinato en Manhattan: Un thriller cómico para el reencuentro entre Allen y Diane Keaton”

Manhattan: La obra cumbre de la literatura (y el cine) de Woody Allen

Como tantas veces sucede en la vida, parece ser que el hecho de que Woody Allen haga cine es algo más bien casual. Porque Woody Allen es, ante todo, un literato. Un literato que hace cine.

A quien debemos agradecer que Woody Allen haga películas es a dos directores que no han pasado a la historia del séptimo arte. Unos tales Clive Donner y Richard Talmadge fueron los encargados de perpetrar en 1965 la película ¿Qué tal, Pussycat?, cuyo guion había escrito Woody Allen. El cineasta neoyorkino quedó tan decepcionado con el resultado de la película que decidió que a partir de entonces él mismo llevaría a escena sus guiones.

Un escritor llamado Woody Allen

Y Manhattan, de hecho, es una de las películas en las que mejor se demuestra que Woody Allen, más allá de ser un cineasta, es un creador, un contador de historias más preocupado por lo que dicen y piensan los personajes que por el resto de aspectos del cine.

manhattan-de-woddy-allen

Continue reading “Manhattan: La obra cumbre de la literatura (y el cine) de Woody Allen”